VOD
COBERTURA BAFICI 2012
24-04-2012
Bottle Rocket, de Wes Anderson - Reseña
Por Jesica Johanna

Foto Nota


Bottle Rocket es el primer largometraje que dirige Wes Anderson, ese director al que se lo ama o se lo odia, y yo personalmente amo, pues es mi director preferido, fuente constante de inspiración para mí. Por aquella época, Wes Anderson estudiaba literatura junto a Owen Wilson en la Universidad de Texas y juntos comenzaron a escribir el guión de un cortometraje. Wes cuenta que siempre le gustó escribir y tuvo en claro que quería hacer eso, pero constantemente aparecían películas en su cabeza. El corto se filma siendo protagonizado por, en aquel momento, tres desconocidos Wilsons (los tres hermanos, Owen, Luke y el menos reconocido Andrew). Por cosas del destino, el cortometraje llega a manos de unos productores que se interesan en hacer la película. Para sorpresa del director, incluso le proponen que mantengan ese 'elenco de desconocidos' aunque sí una figura habría que agregar para que llame la atención entre la gente. Y así aparece James Caan en el proyecto. Años después, Wes diría en una entrevista que siempre pensó en Bill Murray (que desde su segundo largometraje trabajó siempre con él) pero no tuvo modo de contactarlo.

 

La película se estrena pero termina siendo un fracaso en la taquilla. Aún así, empieza a cosechar buenas críticas y a medida va pasando el tiempo, va juntando muchos adeptos en la época del videoclub. Esto es un poco histórico y anecdótico. Hablemos del film en sí.

 

Wes Anderson se presenta desde el vamos como un realizador visionario. Con poco presupuesto y filmada en Texas, esta pequeña gran película cuenta la historia de tres amigos que tienen en común algo que tienen casi todos los personajes protagonistas que concibe Wes Anderson: son niños en cuerpo de adultos. La película empieza cuando Anthony (Luke Wilson) escapa de un hospital voluntario con la ayuda de su amigo Dignan (Owen Wilson) y se junta con Bob (Robert Musgrave), niño rico, que sufre siempre el abuso de su hermano Futureman (Andrew Wilson), y el único que puede proveer un auto al equipo. James Caan es Mr. Henry, el hombre al cual Dignan admira y aspira a ser como él.

 

Durante esta aventura pocas son las cosas que les salen bien. Estos tres 'perdedores' a los que se les toma cariño inmediatamente dan vida a una película con un humor sutil y un tono encantador. Como si fuera esto poco, Wes Anderson, que siempre está metido en cada rama del cine, sabe elegir cómo musicalizar sus escenas y, en este caso, hace algo increíble con la canción 2000 Man de los Rolling Stones (banda que siempre suele sonar alguna vez en sus películas). Aparentemente las cosas no se dan, pero como dice Dignan en algún momento, '¿Lo hicimos, verdad?'. Anthony encuentra el amor, Bob logra enmendar la relación con su hermano, y Dignan... Dignan termina sin rencores y optimista. Sin duda, es uno de los mejores papeles que Owen Wilson haya interpretado. Y como hizo varias veces el director, su último plano es en cámara lenta, como si él quisiera aletargar ese momento para que no termine tan pronto.

 

El Bafici fue una gran oportunidad para ver esta película en pantalla grande, sobretodo porque aquí nunca pasó por los cines. Es una película que no envejece. Como me pasa con las películas del director, siento que cuando se vuelven a ver éstas gustan incluso más. Ojalá no hayan perdido la oportunidad de disfrutarla en el cine.

 

 

Por Jesica Johanna


››› Cobertura de Cinevivo ›››

››› Ver programación del BAFICI 2012 ›››

››› Cinevivo en twitter ›››

 


© Cinevivo

Seguinos en facebook | twitter | tumblr | google+

Subí tu película (corto, largo, trailer, videoclip)

 


publicidades cinevivo