VOD
columnas :: cine internacional :: autores
23-12-2008
La vida bohemia: C´est la vie, de Aki Kaurismaki
obras sempiternas, por Ariel Luque

Foto Nota


Sempiterno: Proviene de la raíz latina semper (eterno) en la segunda declinación flexiva, y caso dominativo: sempiternus, a, um. (Fuente: Etimologías de chile)

 

Ha llegado el momento de la cuarta entrega correspondiente a esta sección. Esta cuarta entrega se va a centrar en una obra memorable del maestro finlandés Aki Kaurismaki. “La vida bohemia” (La vie de bohéme - 1991) es uno de los mejores filmes Kaurismaki, sus geniales obras se centran en mostrar el lado pesimista de la vida y lo hace con total impudicia y honestidad, de una manera sutil y poéticamente dolorosa. "La vida bohemia" es la que más se destaca al tener uno de los finales más tristes y dolorosos del cine. El film se centra en mostrar un París antaño, en cuál vivían los grandes bohemios. La noche, el cigarrillo, el arte, el alcohol, las mujeres, la literatura, la música y sobre todo el deambular sin un destino premeditado por calles solitarias de un París nocturno, bohemio y entrañable... estos son los principales condimentos de esta historia. La amistad entre desconocidos y de distintas culturas es el principal motor, una amistad fraternal y de compañías nocturnas en una vida apoderada por la soledad, la melancolía y la falta de solidaridad.

 

La historia se centra en tres artistas de vida bohemia, que se conocen y se hacen amigos en el París de los años 90: Rodolfo, un pintor albano sin papeles de residencia; Marcel, un escritor y editor de revistas sin nadie que se las publique; y Schaunard, un compositor posmodernista. Su principal filosofía es de vivir el día a día, plata que consiguen plata que se la gastan en una buena comida, en una salida, en ropa comprada en puestos de ropa usada, y si no tienen dinero viven a costa de otro. Los tres personajes son personas que no tiene futuro alguno. Recurrentemente tienen que cambiar de departamentos al no poder pagar la renta al igual que sus deudas, pero igualmente cada uno tiene su sueño y lucha por conseguirlo. Marcel sueña con dedicarse a escribir y editar sus revistas, Rodolfo poder dedicarse a pintar y que exhiban sus obras y Schaunard es un compositor extravagante que quiere ser reconocido por su música, llamémosla, abstracta. La amistad entre los tres es realmente intachable, de gran generosidad y cariño, como dije antes, fraternal es la mejor palabra para clasificarla. Pero el conflicto principal se presenta cuándo una mujer llamada Mimi se le presenta en la vida a Rodolfo y este se enamora profundamente de ella. Pero el problema con sus papeles le juega en contra a la hora de cumplir su fantasía amorosa de estar con ella. Pero su amor por Mimi es mucho más fuerte que cualquier impedimento.

 

Estas personas son seres solitarios, sin un pasado, sin un futuro y con un presente que se tambalea en una cuerda floja. Esto tanto le juega en contra en el amor, ya que no pueden mantener a una mujer si siguen viviendo así. Pero ninguno de ellos carga con culpa de esta manera de vivir, para ellos ya es normal como viven, mejor dicho, como sobreviven diariamente. Kaurismäki tan extraño como acertado, no ingresa en un círculo de amistad lleno de penalidades y buenos sentimientos. El dar más de lo que posees para el prójimo y el ofrecer la otra mejilla o tu sencilla cama para que descanse el otro. Vuelve a narrar una historia de gente desfavorecida pero que posee el don de la generosidad y la fuerza de mirar siempre hacia delante, con el convencimiento de que todo irá a mejor. Kaurismäki siembra una pequeña selva de nostalgia y melancolía, y lo realza de una manera sublime en su antaño blanco y negro. La poética de Kaurismäki, habitualmente fría, se enciende y canta a la bohemia clásica parisina, parodiando el melodrama romántico en esta película francesa. Su música es realmente emotiva, mezclando con toda libertad las músicas más variadas, pasando flexiblemente de Tchaikovski al rockabilly, de la Flauta Mágica a Boris Vian, Kaurismäki hace fáciles transiciones de lo cómico a lo dramático, de lo grotesco a lo sublime.

 

Kaurismäki desecha cualquier rasgo de romanticismo en una ambientación decadente de apartamentos ruinosos, sucios y donde reina un desorden caótico, en bares que nada tienen de glamourosos, en calles oscuras y solitarias - excepto algunas fugaces apariciones de unos eternamente bellos Campos Elíseos con el Arco del Triunfo al fondo - Hasta el amor suele ser interesado ya que sus mujeres no dudan en abandonarles cuando la ruina y la miseria amenazan, para buscar puertos más seguros. Este film se centra en las penalidades de estos tres amigos pero sobre todo en el lazo y conexión que logran entre si, en un mundo apoderado por el interés, el egoísmo, la superioridad y la falta de solidaridad hacia el prójimo. Estos personajes revierten todo estas calamidades dando esperanza y que, a pesar de los dolores y penas que la vida les hace sufrir, ellos siguen luchando por vivirla como realmente quieren y sueñan. Ninguno de los tres se siente desdichado por como vive, todo lo contrario, les encanta vivir en esa vida desangelada. "La vida bohemia" es el décimo largometraje del finlandés Aki Kaurismaki, escrito por él, el guión adapta la novela "Scènes de la vie de bohème" de Henri Murger, inspirada en hechos reales y en referencias autobiográficas. Se rueda en exteriores de París y en escenarios interiores reales. Obtiene el premio Fipresci de Berlín y dos premios del cine europeo (actor principal y actor reparto). Producido por Aki Kaurismaki, se proyecta en público por primera vez el 18-II-1992 (Festival de Berlín). El film es una comedia dramática dividida en cuadros costumbristas, que destilan realismo y romanticismo, humor y tragedia, ironía y desesperación. Los protagonistas son personajes sencillos, próximos, creíbles y desafortunados, cuyas historias sirven al autor para mostrar la otra cara de la prosperidad moderna.

 

El texto incorpora numerosas referencias de homenaje, por lo que respecta al cine sobresalen los cameos de Malle y Fuller, la presencia de Jean-Pierre Léaud en el reparto, la cita de Lino Ventura y los encuadres dedicados a Robert Bresson ("Pickpocket"). Entre los guiños literarios se cuentan los de Shakespeare, Balzac, Rimbaud y Baudelaire. Se dedica una mención especial a Henri Murger (su panteón en el cementerio). Malévich como pintor y Schoemberg como músico son recordados con total calidez. Una gran y memorable obra sobre los dolores de la vida, su magistral final - de Rodolfo ingresando en la oscuridad de un túnel y hasta desaparecer en ella - me quedará impregnado siempre en la retina y en la memoria, por lo menos así espero yo. Kaurismaki deja bien en claro que hay que aprender a vivir con la tristeza y la soledad, por que al fin y al cabo y aunque uno quiera y luche, nunca se podrá de escapar de ellas. La bohemia es así, bien lo dice ese inolvidable tema de Charles Aznavour...

 

 

"La bohemia, la bohemia

Era mirar amanecer

La bohemia, la bohemia

Era soñar con un querer"

 

 

Por Ariel Luque

Para Cinevivo

 

 

OTRAS OBRAS SEMPITERNAS ANALIZADAS:

 

 Nazareno Cruz y el Lobo: Una fantástica leyenda en manos del maestro Leonardo Favio (Ver nota)

 El nacimiento del amor: No todos los caminos conducen a Roma (Ver nota)

 El aficionado: La obra maestra más personal de Kieslowski (Ver nota)

 

 

LINKS RELACIONADOS 

 

Aki Kaurismaki >> imdb

La vida bohemia >> imdb

 Ariel Luque >> El cine…una realidad poética

 Nazareno Cruz y el Lobo >> Editorial Cinevivo

 El nacimiento del amor >> Editorial Cinevivo

 El aficionado >> Editorial Cinevivo

 

 


publicidades cinevivo