VOD
columnas :: cine internacional :: autores
20-01-2009
La chica de la fábrica de fósforos: una trágica y dolorosa comedia de Kaurismaki
obras sempiternas por Ariel Luque

Foto Nota


Sempiterno: Proviene de la raíz latina semper (eterno) en la segunda declinación flexiva, y caso dominativo: sempiternus, a, um. (Fuente: Etimologías de chile)

 

 

"Probablemente hayan muerto de hambre y frío

allá lejos, en el medio del bosque"

Sergeanne Golon

(La Condesa Angélica)

 

 

Con estas palabras dichas por la condesa Angélica en la mítica saga romántica de 10 tomos de Sergeanne Golon, comienza esta octava obra sempiterna que se va a centrar en el director finlandés Aki Kaurismaki (Crimen y castigo, La vida bohemia, Un hombre sin pasado, Luces al atardecer, etc). Ya he hablado de una de sus películas y cada vez que veo una nueva, Kaurismaki logra sorprenderme nuevamente con su minimalismo absoluto y su estilo depurado. Su cine se centra es mostrar ese lado trágico de la vida, ese lado pesimista, a través de personajes grises que se resignan existencialmente a vivirla. Tal es el caso de este sorprendente film llamado La chica de la fábrica de fósforos (o cerillas) (1990). Kaurismaki sorprende tanto con su puesta de escena fría, soberbia, irónica y abrumadora, como por la tragicomedia de la historia que se centra en contar, la cual tiene los rasgos fatalistas de la mitología griega. La historia se centra en una joven solitaria llamada Iris que trabaja en una fábrica de cerillas realizando las más rutinarias tareas en las máquinas.

 

En las primeras escenas Kaurismaki nos muestra el calculado proceso de fabricación y empaquetamiento de las cajas de fósforos, no en manos humanas, sino que este trabajo es realizado por las maquinas. Iris lo único que hace es controlar que las etiquetas estén bien pegadas, un especie de control de calidad del producto final. Un trabajo tan aburrido y monótono como su propia vida. Cuando Iris llega a casa debe soportar a su perverso padrastro y la falta de cariño de su madre, los cuales se abusan de su ingenuidad tomándole el dinero de su sueldo y utilizándola a ella como ama de casa. Ninguno de estos personajes tienen vida, se le pasan confinados y postrados mirando la trágica realidad que muestran los noticieros. Notoriamente se siente que la vida esta en otra parte, tanto en el clima como en las locaciones. Las locaciones cargan con una desangelada presencia al igual que la mismísima Iris. Por las noches Iris sale a bailar intentando divertirse y sueña con encontrar el amor, pero nunca tiene suerte. Retomando la frase del comienzo del film, Iris es una fiel lectora de Sergeanne Golon, ella se escapa de su realidad por intermedio de la romántica historia de Angélica. Historia que ella tanto desea vivir algún día. Todo cambia cuándo comienza a vivir la vida, revelándose con sus padres y comenzando una muy breve historia de amor con un hombre. De quien luego queda embarazada, pero este hombre con total frialdad le deja un cheque para que mate al niño. Allí se da cuenta de que la realidad no es como la ficción. Descubre el dolor, el odio, el abuso, la tristeza pero sobre todo conoce la decepción. Kaurismaki deja muy claro que descubrir la verdad sobre lo que nos rodea puede ser una peligrosa decepción, causando en este caso, una gran tragedia.

 

En esta última entrega de la "trilogía proletaria" de Kaurismaki sobre el desamparo social, el director finlandés plantea mediante su visión desoladora, pesimista y cruel de la vida, una brillante e implícita comparación entre el funcionamiento de la fábrica de fósforos donde trabaja Iris, con la vida en las sociedades posmodernas. Una sociedad mecánica y mecanizante, deshumanizada, alienada, masificada, fría e insensible. Iris es un personaje gris (como suelen ser todos los personajes de Kaurismaki) que aparenta ser ingenua y que esta abrumada por la arrolladora rutina que lleva con su vida. Iris según la mitología griega, era la mensajera de los dioses, era como la mediadora entres los dioses y los humanos. Eso resulta ser esta joven en el film, pero planteada desde la ironía, lo perverso, lo egoísta y desde lo trágico. Una Iris deshumanizada y egoísta, tal cuál como es la sociedad. El siniestro sentido del humor del film es realmente de admirar, Kaurismaki logra hacernos reír con lo perverso y con la dolorosa realidad de esta jovencita, realidad que se regodea con el lado mas oscuro y macabro del ser humano, y principalmente, que nunca sucumbe ante esto. El silencio es lo primordial del film, ya que hace resonar de una manera punzante el momento en que su padre la llama "puta" por haberse comprado un vestido nuevo con el sueldo proveniente de su propio sudor. kaurismaki es un director cuyos principios están en contra de los efectos especiales y de las escenas de acción, por ende, cada vez que sucede algo que tenga necesidad de mostrar violencia, decide darla por obvia o no ponerla en sus manos, sino que solo ocurren en los noticieros, en la TV o en otras películas; quitándole así, toda la importancia. A Kaurismaki solamente le interesa mostrar lo que ocurre entre las acciones, el tiempo débil que sigue a la tensión, los espacios intersticiales.

 

En el film vuelven a sonar esos bellos tangos que suelen escucharse en cada uno de sus filmes. Estos se acoplan perfectamente al doloroso presente de Iris, un presente cargado de tristeza y de una horrorosa soledad. Una notable melancolía invade en el ambiente del film y que se hace realmente táctil, la misma acompaña en todo momento el sufrimiento de nuestra heroína. Todo esta perfectamente calculado, tanto para Kaurismaki como para Iris, ambos son minuciosos en todo lo que hacen y buscan la perfección. Kaurismaki lo logra, en cambio Iris no, ella no tiene en cuenta de que todo mal que uno hace llegado su momento se paga. Una obra que dota de una gran frialdad - tanto por su arraigada cámara al trípode y su fijades en cada plano, como por su manera de mostrar el desamparo social que padecen los personajes - de un universo extremadamente silencioso - logra transmitir magistralmente los sentimientos con las miradas - de un minimalismo extenuante, pero sobre todo de una realidad cruda, insensible, egoísta y asfixiante. Cada encuadre en sus películas dura lo suyo, es decir, más de lo esperado, porque el presente del tiempo que pasa es interminable y hay que dejarlo que cumpla con su trabajo de desgaste. La chica de la fábrica de fósforos es un alegato en contra de la sociedad en que todavía seguimos viviendo, un grito de auxilio y un pedido de solidaridad y unión social. Un cine que da cuenta de todas las fallas del progreso y la modernización, ubicándose en la posición de los que no reciben los beneficios y ni siquiera los ven pasar cerca suyo. Una gran obra maestra engendrada por uno de los directores más pesimista de la historia del cine y uno de los mejores cineastas de nuestro presente.

 

"Las películas clásicas son las mejores. Películas que narran historias de una manera tradicional, historias tradicionales contadas a la vieja usanza: pocos y sobrios movimientos de cámara, imágenes escuetas, un buen montaje... eso es, en mi opinión, el cine clásico. Es contar historias. La mayor parte de los directores ha olvidado o perdido esa capacidad"

Aki Kaurismäki

 

 

 

 

Por Ariel Luque

Para Cinevivo

 

 

OTRAS OBRAS SEMPITERNAS ANALIZADAS:

 

 Nazareno Cruz y el Lobo: Una fantástica leyenda en manos del maestro Leonardo Favio (Ver nota)

 El nacimiento del amor: No todos los caminos conducen a Roma (Ver nota)

 El aficionado: La obra maestra más personal de Kieslowski (Ver nota)

 La vida bohemia: C´est la vie (Ver nota)

 Noches blancas, de Luchino Visconti: Dónde habita la soledad (Ver nota)

El azar: Una de las primerizas obra maestra de Kieslowski (Ver nota)

“Paisaje en la niebla” de Angelopoulos: La realidad es una gran demoledora de los sueños (Ver nota)

 

 

LINKS RELACIONADOS 

 

Aki Kaurismaki >> imdb

 La chica de la fábrica de fósforos >> imdb

 Ariel Luque >> El cine…una realidad poética

 Nazareno Cruz y el Lobo >> Editorial Cinevivo

 El nacimiento del amor >> Editorial Cinevivo

 El aficionado >> Editorial Cinevivo

 La vida bohemia >> Editorial Cinevivo

 Noches blancas >> Editorial Cinevivo

 El azar >> Editorial Cinevivo

Paisaje en la niebla >> Editorial Cinevivo

 

 

 

 
07-12-2016
Del 8 al 11 de diciembre en de Santa Ana de los Guácaras
 
03-11-2016
Por Ulises Rodriguez
 
Por Fabricio D´Alessandro
 

publicidades cinevivo